Sucesión testamentaria

Home / Articoli @es / Sucesión testamentaria

Sucesión testamentaria

La legislación italiana sobre herencias se remonta a la tradición del Derecho romano. Se basa en el principio de que los miembros de la familia cercana del fallecido merecen una protección especial, limitando parcialmente el derecho del testador a disponer de sus propios bienes en su totalidad según lo desee.

“Sucesión testamentaria” puede definirse como la cesión de los bienes hereditarios (“patrimonio”) de un testador fallecido en cumplimiento de las decisiones del testador según lo indicado en un testamento italiano. Un testamento representa el documento legal redactado y firmado por el fallecido mediante el cual dispone de su patrimonio después de su fallecimiento.

En el caso de los testamentos extranjeros, la legislación italiana dispone que deben ser autentificados por un Notario italiano antes de formalizar la legalización. La gestión en Italia de documentos redactados en idioma extranjero y cubiertos por una jurisdicción extranjera puede plantear varias dificultades. De hecho, el Notario no publicará ni legalizará documentos redactados en un idioma extranjero salvo que hayan sido traducidos debidamente al italiano. Es muy probable que esto requiera los servicios de un traductor/intérprete cualificado cuyo coste podría ser sustancialmente superior al del otorgamiento de un testamento italiano.

El otorgamiento de un testamento italiano minimiza el riesgo de conflicto entre los herederos tras el fallecimiento del testador. También garantiza que las autoridades italianas comprendan de manera clara y directa el marco legal.

Tras el fallecimiento de un testador con un testamento italiano, las autoridades italianas competentes registran y publican el testamento.

Uno de los principios de la sucesión legal italiana es la protección de la familia. Por ello, no se puede excluir a determinados herederos de la sucesión, y estos herederos se conocen como herederos forzosos, incluso en el caso de la sucesión testamentaria. Una parte de los bienes del fallecido (parte reservada) debe asignarse necesariamente a los herederos forzosos. El Código civil italiano determina exactamente la parte de la herencia disponible para el testador, es decir, la parte de la cual puede disponer sin limitación alguna.

El derecho italiano reserva una parte de la herencia a los herederos forzosos, que son los siguientes:

a) hijos legítimos, naturales y adoptados
b) pareja casada
c) ascendientes legítimos (únicamente en ausencia de hijos)

A continuación se presenta la parte reservada y la parte disponible, dependiendo de la relación con el fallecido:

Herederos Parte reservada (parte legítima) Parte disponible
Cónyuge ½ ½
Cónyuge + 1 hijo 1/3 cónyuge, 1/3 hijo 1/3
Cónyuge + 2 o más hijos ¼ cónyuge, ½ hijos ¼
Cónyuge y ascendientes ½ cónyuge, ¼ ascendants ¼
1 hijo ½ ½
2 o más hijos 2/3 1/3
Ascendientes 1/3 2/3
Cónyuge, ascendientes y hermanos y hermanas ½ cónyuge, ¼ ascendientes ¼
Cónyuge y hermanos y hermanas ½ cónyuge ½
Ascendientes y hermanos y hermanas 1/3 ascendientes 2/3
Hermanos y hermanas / Todos los bienes

Tanto mediante sucesión legítima como mediante sucesión testamentaria, es necesario presentar una “Dichiarazione di Successione” (declaración de sucesión) dentro de un plazo de un año a contar desde el fallecimiento.

No obstante lo indicado anteriormente, también cabe mencionar que en los casos de ciudadanos no italianos, la situación también podría suponer la aplicación de distintas disposiciones legales, y únicamente un abogado especializado en cuestiones de herencias transfronterizas puede proporcionar asistencia para discernir entre los reglamentos antes mencionados. Este es otro motivo por el cual es importante otorgar un testamento italiano.

Recent Posts
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search